Rosario

Una beba que no puede dejar el hospital porque no tiene dónde vivir

Francesca, de un año, fue baleada en Tablada. Está en el Vilela, le dieron el alta, pero su mamá no cuenta con una casa y tiene pánico de regresar.

Mónica Hidalgo es la mamá de Francesca, una nena de un año que recibió un balazo en el abdomen y que desde hace tres meses está internada en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. Dos días atrás los médicos le dijeron que la nena podía irse a su casa, pero la familia no tiene dónde ir y además no quiere volver a ese barrio.

Los funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat de la Municipalidad se contactaron ayer con Hidalgo y la citaron para hoy. “Vamos a acompañar el caso y está previsto un dispositivo para estas situaciones, en las que intervienen las secretarías de Salud, el Servicio Público de la Vivienda (SPV) y Desarrollo Humano”, detalló el titular de esa cartera, Nicolás Gianellonni.

El caso

Mientras tanto, Francesca Piñero está internada desde el 19 de septiembre en el Vilela. Esa noche, cuando en barrio Tablada se desató una balacera, la nena fue alcanzada por una bala que le perforó el intestino. Desde entonces atravesó varias cirugías y se encuentra con alimentación parenteral.

Hidalgo, de 25 años, acompaña a su beba día y noche. Hace dos días recibió una buena noticia cuando los médicos le dijeron que podía trasladar a la nena a su casa, con internación domiciliaria. En ese momento, manifestó su gran preocupación porque no puede volver a su domicilio.

“No tenemos dónde ir”, expresó ayer angustiada. “Cuando sucedió la balacera, vivíamos en una casita atrás de la de mi suegra, pero se llueve todo y está llena de humedad”, contó la mujer, que necesita un lugar seco y seguro para su hija. “Además, nos queremos ir del barrio”, confesó. Y es que después de lo vivido, nadie de su familia quiere estar ahí.

La única víctima

Antes de que sucediera la lamentable balacera, Mónica vivía con Francesca, su hijo de 3 años y su marido en una pequeña casita de barrio Tablada. La única que trabajaba era ella, porque su marido tiene un problema en una pierna y sólo puede vender repasadores en la calle. Ella cuidaba chicos, pero el 19 de septiembre la vida cambió para todos.

Leer más: Francesca fue operada otra vez, su estado es crítico

“Eran cerca de las 10 de la noche, estábamos por cenar cuando escuchamos unos tiros. En ese momento agarré a la nena y empecé a gritar. Fue todo muy confuso. Un tiro atravesó la puerta y le dio a ella”, rememoró Mónica ayer a la tarde desde el Vilela.

La bala entró por la cadera de la beba y salió por el abdomen provocando la perforación del intestino. Un familiar se dirigió velozmente al Vilela, donde la operaron de urgencia y por un mes permaneció en terapia intensiva.

Respuesta municipal

Según información policial, Francesca fue la única víctima en un ataque contra uno de sus familiares, en la vivienda ubicada en pasaje Iberia al 100 Bis, de barrio Tablada.

Ayer, desde la Municipalidad, Gianelloni manifestó que no estaba al tanto de la situación porque como se trató de una balacera, “el caso se inició con una situación penal, lo tomó el Ministerio Público de la Acusación y lo derivó al Ministerio de Desarrollo Social de la provincia”. Luego, llegó el cambio de gobierno y el tema se estancó.

Sin embargo, ayer los nuevos funcionarios municipales se contactaron con la mamá y prometieron que la recibirán hoy, junto con funcionarios del SPV y de la Secretaría de Salud.

La entrada Una beba que no puede dejar el hospital porque no tiene dónde vivir se publicó primero en Sin Mordaza.

Mostrar más
Back to top button