Deportes

La historia del predio de Arroyo Seco donde Central quiere hacer de local

La posibilidad hasta aquí no salió de esa celda, pero con el argumento lógico de disminuir en un 50 por ciento lo que significaría abrir el Gigante de Arroyito en un duelo a puertas cerradas, la idea de trasladar la sede de localía de Rosario Central a Arroyo Seco comienza a tomar algo de cuerpo.

Según informó TyC Sports, el primer dato es que el estadio alternativo (ex Real Arroyo Seco) supera las medidas reglamentarias mínimas que dispone AFA, con la chance incluso de ‘estirarla’ un poco mas en largo y ancho y con vestuarios que nada tienen que envidiarle a una buena cantidad de instituciones. Como agregado, dispone de un hotel con 17 habitaciones que es el lugar elegido para cada concentración, lo que significaría, incluso, simplificar la logística.

Ese estadio, otrora llamado José Omar Pastoriza, tiene una historia muy singular y emparentada con Arsenal de Sarandí, un escenario ‘gemelo’ que nació casi a la par con la remodelación del estadio en el Viaducto, con los mismos inversores, ideólogos y constructores. Incluso, apenas nacido, se llegó a formalizar un convenio deportivo entre ambas instituciones.

Arroyo Seco, una historia de poder: las curiosidades del estadio donde Central piensa ser local
Arroyo Seco, una historia de poder: las curiosidades del estadio donde Central piensa ser local
En 2003, Patricio Gorosito empezó a construir el predio de Real Arroyo Seco junto a la autopista Buenos Aires – Rosario; en un terreno de 21 hectáreas edificó un estadio para 10.000 espectadores, un hotel cuatro estrellas y siete canchas profesionales con iluminación artificial. La construcción de ese club sin socios ni hinchada, que llegó a competir en sólo 18 meses de vida en el Argentino A con vertiginosos ascensos, estuvo a cargo de Constructora Deportiva SA, propiedad de Genaro Aversa, yerno de Julio Grondona, la misma que desarrolló las obras en Arsenal y All Boys, por ejemplo.

“Real Arroyo Seco era de él. Era de Julio Grondona. Cuando se lo vendí a Rosario Central la plata se la llevó él y yo me quedé con algo”, reveló en su momento este hombre de 67 años que fue procesado el 28 de julio de 2013 en una causa resonante de narcotráfico denominada “Carbón Blanco” y que concluyó con una condena de 19 años de prisión que no pudo cumplir debido a su fallecimiento en 2018.

El 4 de octubre de 2006, Gorosito firmó incluso un acuerdo con el Barcelona. Su presidente, Joan Laporta, fue al propio Arroyo Seco y le dio la camiseta N° 10 de Messi, con la inscripción “Gorosito” en la espalda. Él le dio la naranja del “Real”, con la publicidad del restaurante “Katrina”. En el expediente de Carbón Blanco II, donde se investiga el supuesto lavado de dinero del narcotráfico, Katrina figura como un restaurante que Salvatore (abogado de Gorosito) poseía en Puerto Madero y que llegó a tener una sucursal en Miami.

Asimismo, y para reafirmar la chance de su utilización, durante la estadía de Tiro Federal de Rosario en Primera División (2005/2006), los Tigres de Ludueña utilizaron ese escenario en tres ocasiones al recibir a Estudiantes de La Plata, Argentinos Juniors y, obviamente, Arsenal de Sarandí.

El último partido de Real Arroyo Seco fue en 2008 cuando el equipo de Arsenio Ribecca empató 0-0 con El Linqueño. A partir de ahí, el predio cambiaría de manos. Rosario Central lo había comprado en 16.100.000 pesos, sosteniendo la obra primitiva y agregándole su impronta.

#CentralEnCasa |🇺🇦🏡 La actividad en el predio de Arroyo Seco durante la cuarentena

Tareas diarias de mantenimiento en canchas, hotel y sectores sociales. Conocé acá los detalles 👇https://t.co/NcuwVB2yzQ pic.twitter.com/88fi7Gqsd3

— Rosario Central – (Desde 🏡) (@CARCoficial) April 20, 2020

La entrada La historia del predio de Arroyo Seco donde Central quiere hacer de local se publicó primero en Sin Mordaza.

Mostrar más
Back to top button